Se trata de una compra que supera los veinte millones de pesos y es para continuar con el cambio de la luminaria del departamento.  El intendente Martín Aveiro señaló que las obras ya comenzaron en el barrio Belgrano, en la Sidrera y en la Guisasola. Las calles Pellegrini y San Martín ya están listas y se han modificado casi cuatrocientas lámparas. Además trae otras mejoras como la seguridad y el ahorro de energía ya que baja considerablemente el consumo.

Las lámparas son de luz fría y tienen una durabilidad entre 30 y 35 años.  Se han colocado dos mil quinientas en distintas calles y ahora han llegado mil doscientas más. Las obras empezaron  en la ciudad de Tunuyán ya que es la zona donde está la iluminación más vieja, en otros distritos se han colocado hace muy poco las lámparas nuevas.

El intendente sostiene que la idea es que en un año y medio o dos se cambie toda la luminaria, en caso de que no haya inconvenientes. Además agregó “la luz blanca cambia mucho, mejora la seguridad. También estamos realizando tareas de poda de árboles, aunque esperamos la autorización correspondiente de Recursos Renovables para poder bajar las copas de los mismos a diez metros. Es otra acción para garantizar la calidad de  vida de la gente”.